La moda de llevar las uñas largas nos ha dado muchas alegrías. Entre la infinidad de diseños de nail art que se pueden hacer y lo bien que quedan, es difícil no caer en la tentación de lucir una manos al más puro estilo Rosalía. Incluso si eres una amante del ‘do it yourself’ y te gustan la manualidades, no hay plan más divertido (y rápido) que hacerte tú misma la manicura siguiendo los trucos de Instagram.

Pero seamos sinceras, llevar las uñas largas no es precisamente lo más cómodo del mundo, y si no que se lo digan a esta chica  que llevó las uñas de Cardi B durante una semana. No poder abrocharte los pantalones es un tema, pero hay algo mucho peor: la suciedad que se acumula en ellas. Y es que al llevar las uñas largas (ojo, que esto también puede pasarte si llevas las uñas más cortas), aumenta la posibilidad de que se acumulen las bacterias. En plena pandemia mundial esto no suena nada apetecible, la verdad.

 

“Efectivamente, unas uñas largas son más propensas a tener acúmulo de bacterias y hongos. De hecho, hay trabajos que han demostrado que hay una relación entre la cantidad de bacterias y las uñas más largas. Además, se genera un medio húmedo y caliente que facilita que se perpetúen las infecciones”, dice la doctora Esther Jiménez. Para evitar este tipo de problemas, la experta recomienda llevarlas cortas. Vamos, que lo mejor es deshacerte de las garritas. Y esto no es como en la peluquería, que vale con sanear las puntas. “Se recomienda llevarlas tan cortas de forma que no haya más de un milímetro despegado de la piel”, responde la doctora Jiménez. Ya, podemos imaginarte leyendo este consejo con la siguiente cara: 😳.

Pero si no quieres renunciar a ellas, no te preocupes. Lo único que tienes que hacer es asegurarte de limpiarlas bien e incidir en el secado para evitar la humedad. Puedes utilizar un cepillo específico (como esos que utilizaban nuestras madres para limpiarnos las manos cuando volvíamos del parque) y jabón. “Se aconseja su cepillado con productos antisépticos, aunque es cierto que pueden resultar abrasivos para las uñas y la dermis”, cuenta la doctora Jiménez. Y no te olvides del gel hidroalcohólico, otro gran aliado que no estropeará tu manicura aunque sí puede resecar tus manos.

Uñas largas: un foco de bacterias

Las uñas son un transmisor de bacterias y de hongos. Hay un reservorio importante de este tipo de microorganismos debajo de las uñas, por lo que es muy importante el lavado de las mismas para prevenir infecciones sobre nuestra propia piel, así como la transmisión a otras personas”, explica la doctora Esther Jiménez, dermatóloga miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Hay que prestar atención y cuidar la higiene en esta zona de las manos, independientemente del tamaño de las uñas, pero cuanto más largas, peor. Lo sentimos mucho, Bad Gyal.

 

 

Fuente: https://www.cosmopolitan.com/es/belleza/unas-manicura/a31541696/unas-largas-limpiar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *